Prevención del COVID-19 en la clínica dental

La prevención del COVID-19 es necesaria para reducir al mínimo el número de contagios.

Contenido

La consulta dental y la presencia de coronavirus hacen que en las clínicas odontológicas aumenten aún más si caben las medidas necesarias para prevenir el contagio entre trabajadores y pacientes.

Como ventaja mencionar que en esta segunda oleada de este coronavirus es que sabemos cómo actúa y se transmite el virus. También conocemos tratamientos más efectivos para tratar la enfermedad y lo más importante es que disponemos de los medios adecuados para protegernos contra el contagio.

Recordaros que en la primera oleada los EPIs se agotaron y en muchas ocasiones los sanitarios no pudimos protegernos adecuadamente.

¿Qué es el COVID-19?

La OMS declaró a finales de febrero de este año una pandemia provocada por un virus bautizado como COVID-19. Este coronavirus produce la enfermedad conocida como SARS-CoV2 .

Esta enfermedad produce problemas respiratorios importantes que pueden llegar a provocar la muerte de las personas contagiadas. Normalmente ocurre en personas mayores de 50 años y con patología de base, pero se han dado casos de personas jóvenes sin patología previa con un cuadro grave por el SARS-CoV2.

Hasta que la vacuna no se comercialice solamente dependemos de la prevención en el contagio del COVID-19.

¿Cómo es la transmisión del virus?

La transmisión del COVID-19 es mediante las gotas de Flugge, gotas de saliva que expulsamos al hablar, al bostezar o al estornudar.

Por ello es importante el uso de las mascarillas cuando nos relacionemos con las demás personas y con ello estaremos previniendo la transmisión del COVID-19.

Y el periodo de incubación ¿cuánto dura?

El periodo de incubación es el tiempo desde que estamos en contacto con el virus hasta que la enfermedad se hace evidente.

En la enfermedad provocada por el COVID-19 este periodo suele estar comprendido entre unos 5 a 6 días, pero se han descrito casos de periodos de incubación que han llegado hasta los 15 días.

¿Qué personas son las más vulnerables?

Todos somos candidatos a infectarnos con el virus COVID-19, pero se ha puesto de relieve que en los mayores de 65 años aparecen las peores complicaciones.

Los jóvenes de entre 25 a 30 años pueden infectarse pero en muchas ocasiones su enfermedad será asintomática. En cambio, estos mismos jóvenes tienen un gran potencial de transmisión de la enfermedad.

En cambio, los jóvenes entre 25 y 30 años son los que más potencial de transmisión tienen de la enfermedad SARS-CoV-2.

 

Es importante que tengamos cuidado de no infectarnos pues además de los problemas médicos que podamos tener, nos convertiremos en transmisores del virus.

¿Cuáles son los síntomas del SARS-CoV-2 ?

Los síntomas que aparecen con la enfermedad por el COVID-19 son:

  • malestar general
  • fiebre
  • dolor articular
  • pérdida de gusto y olfato
  • náuseas y/o descomposición

Si el proceso se agrava comienza a aparecer fiebre alta, tos seca y dificultad para respirar.

Por lo tanto, el SARS-CoV2 es una enfermedad que afecta al tracto respiratorio inferior, pulmones y bronquios.

La influencia del COVID-19 en la clínica dental

Desde los años 80, las clínicas dentales han estado siempre muy ligadas a la desinfección y esterilización de las superficies y los instrumentos de trabajo para impedir los transmisiones de enfermedades contagiosas. Todo ello ayuda a la prevención del COVID-19.

Por lo tanto, las clínicas dentales están dotadas de efectivos medios de control de transmisiones de este tipo de enfermedades.

Hoy en día, las clínicas odontológicas cuentan con la infraestructura suficiente para eliminar totalmente de manera efectiva el virus del COVID-19 de los equipos dentales e instrumental de tratamiento.

Eficientes autoclaves y soluciones desinfectantes potentes son los encargados de eliminar éste y otros muchos tipos de virus, bacterias y esporas.

Pero aunque dispongamos de todos estos medios, se deben en las clínicas dentales intentar descartar todos los posibles casos sospechosos de COVID-19 mediante un simple cuestionario y la toma de la temperatura antes de visitar al paciente.

Los tratamientos que tengan que realizarse se deben posponer hasta que el paciente haya superado la enfermedad.

La prevención del COVID-19, ¿qué podemos hacer?

Siguiendo unas sencillas medidas podemos disminuir la transmisión del virus entre las personas:

Lavado de manos e higiene personal. Una buena higiene oral disminuirá la cantidad de virus presente en las gotas de saliva y el lavado de manos es imprescindible para no ir contaminando las superficies que toquemos.

Los odontólogos deben realizar el lavado de manos de forma minuciosa y frecuente. Es bueno animar a nuestros pacientes a que lo hagan para reducir en la mayor medida posible esta vía de contagio.

Medidas de protección personal del equipo de la clínica. El uso de gafas protectoras, pantallas faciales, gorros quirúrgicos, mascarillas ffp2/ffp3, batas impermeables y guantes de nitrilo es necesario para frenar la transmisión del virus COVID-19. Debemos tratar a cualquier paciente como transmisor de la enfermedad. Todas estás medidas ayudan a la prevención del COVID-19.

Enjuagues bucales antes de cualquier tratamiento. Desde la aparición de este virus, las clínicas dentales han optado por realizar en todos los pacientes enjuagues bucales antes de comenzar cualquier tratamiento dental con peróxido de hidrógeno al 1% o con povidona yodada al 0,2%.

Instrumental rotatorio con sistema de anti-retracción: El uso de material rotatorio que elimine el virus de las mangueras de aire favorece la desinfección de los instrumentos que utilizamos en clínica y disminuye el riesgo de contagio de nuestros pacientes.

Desinfección del gabinete: La desinfección del gabinete dental donde hemos atendido al paciente debe hacerse de manera minuciosa. Tras la visita realizada y antes de que entre el siguiente paciente debe airearse y limpiarse bien el box dental. Es importante ser escrupuloso en esta medida. Está comprobado que el virus puede mantenerse varias horas sobre superficies plásticas o metálicas.

Desinfección y esterilización del material utilizado: El material debe introducirse en los líquidos de desinfección donde se eliminan el 99,9 % de virus, bacterias y esporas. Después este material se embolsa y esteriliza en el autoclave.

Con todas estas medidas intentamos desde la clínica dental disminuir las posibilidades de contagio y transmisión del virus.

¿Qué medidas ha adoptado Clínica Dental Nishikawa para la prevención del COVID-19?

Desde la aparición de la pandemia, en Clínica Dental Nishikawa hemos seguido atentamente todas las recomendaciones de los organismos sanitarios, así como  las indicaciones sobre prevención.

A pesar de que no podemos decir nunca que el espacio de nuestra clínica está libre de virus intentamos seguir escrupulosamente un protocolo de higiene, desinfección y esterilización para conseguir que nuestros pacientes se encuentren en un entorno lo más seguro posible en estos momentos.

Entre las medidas más elementales tomadas para frenar la prevención del COVID-19 se encuentran:

  • Toma de la temperatura y lavado de manos de todas las personas que entran en la clínica.
  • En el interior de la clínica se debe ir siempre con la mascarilla colocada.
  • Disminuir el tránsito de personas en la clínica, pidiendo a los pacientes que no vengan acompañados si no es estrictamente necesario.
  • Separación de unos 2 metros en la sala de espera entre los pacientes.
  • Máxima higiene, desinfección y esterilización de los consultorios dentales.
  • Colocación de unidades de purificación y desinfección del aire y de las superficies contaminantes.
  • Uso de sustancias científicamente probadas para la desinfección de las superficies contaminantes.

La segunda oleada de la pandemia de COVID-19 empieza a ser preocupante por el elevado número de casos que se están diagnosticando. Solamente nuestra autorresponsabilidad será capaz de parar esta epidemia tan catastrófica en términos humanos como económicos. Debemos seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias y reducir nuestra vida social al mínimo e imprescindible. Solo así podremos combatir la transmisión de este virus y reducir el número de personas que se contagian día a día.

 

Comparte este artículo:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email